Metodología

 

El cuerpo es todo lo que tenemos desde el momento de nacer, su sexualidad puede llevarnos a un  estado de iluminación, de despertar, de éxtasis, de gozo interno.
Pero para explicar mejor el método y porque la mente es dual, lo he separado de esta manera:

Gestión del dolor: Salir del sufrimiento
Gestión del placer: Sexualidad y Consciencia

Para entrar en nuestra consciencia corporal o sexual debemos hacer el camino de desidentifación del sufrimiento, la represión, la angustia, la culpa, la inseguridad, la negación y el miedo. Y cuando hablo de sufrimiento no me refiero a estar en la cama con depresión ni a padecer dolores o males internos o externos. Hazte esta pregunta: ¿Puedes decir aquí y ahora que este momento es perfecto? Si tu respuesta es si, adelante! Si tu respuesta es no, aunque solo haya un pequeño “pero” o un “ y si …” entonces hay que seguir trabajando.

Es imposible entrar en la dicha más profunda si estamos identificados con nuestros pensamientos, emociones o instintos, si por quedarnos en nuestro espacio de comodidad preferimos no estar completamente bien por miedo al cambio. Por ello y para sentir que hacemos un viaje espiritual profundo y completo, debemos pasar por esta fase de trascender y abrazar nuestra sombra, nuestra parte humana, que no necesariamente es negativa o malévola. Con el abrazo llegamos a la presencia y aunque parezca que el final del camino llega a su fin… No! porque hay mucho más… ahí es cuando podemos usar nuestra energía sexual, subirla a través de nuestros centros energéticos y entrar en el más profundo de los éxtasis. Consiguiendo desarrollar tu potencial creador, sanador y generador de vida.

Este no es un viaje lineal y progresivo dado que vivimos en una mente que vive juzgando y comparando constantemente. El camino es diario, y el trabajo también.

Por ello os propongo una metodología práctica. Usando el sentido común que nos dice que las mejores herramientas que existen son las que llevamos encima: nuestra consciencia y nuestra respiración, así como el movimiento y el flujo energético.

Cultivando estos cuatro aspectos podemos ir del infierno al paraíso en cuestión de minutos, y con la practica en cuestión de segundos.

La consciencia  la trabajo a través de cuestionar nuestro sistema de creencias instalado en nuestro subconsciente , ello nos permite “despertar” a nuestra verdadera naturaleza, no dual y amorosa.

La energía  la trabajo a través de la respiración usando nuestra energía sexual y los recursos que el cuerpo nos ofrece. Además utilizo el movimiento, por medio de la danza bioenergética, danza contact y otras disciplinas corporales. Y en mis terapias individuales y de pareja recurro al masaje y su toque consciente y sanador para resolver cualquier tensión o sanar cualquier memoria dolorosa que haya en tu cuerpo.

Este método es el valor diferencial. Cómo terapia está basado en la concientización del cuerpo y en su relación con la mete, el espíritu, las emociones y el sistema energético o flujo vital.
Es un camino real, que funciona. Es el método definitivo porque gestiona el dolor y el placer. Aprendemos a ser mas conscientes de manera práctica en el dolor y en el placer y aquí es donde reside lo revolucionario del método, dado que toda nuestra neurosis está en estar constantemente rechazando la realidad tal como es y rechazando aspectos que son parte de la vida como el envejecimiento, los cambios fisiológicos, los detalles estéticos o visibles de nuestro cuerpo, mientras sólo nos apegamos al placer, sin medir sus consecuencias. Trascender esta dualidad es la clave para la felicidad en mayúsculas.

Todo este proceso se puede vislumbrar de diferentes maneras:

1. Haciendo talleres concretos sobre consciencia corporal y sexual y gestión del dolor (dependencia emocional, autoestima, disuelve tus patrones…) o haciendo talleres sobre sexualidad  placer (el encuentro entre el sexo y el corazón, desbloqueo de la energía sexual, masaje tántrico …) e ir dándote lo que necesitas trabajar de cada aspecto.

2. Haciendo un proceso más largo donde profundizar en un lado o en otro. Está el proceso de los workshops sobre consciencia corporal y sobre sobre sexualidad placentera para aprender a subir la energía sexual (aunque se tocan todos los temas relacionados a la sexualidad como eyaculación precoz, aumentar la líbido o dificultad para llegar al orgasmo), y puedes hacer uno o los dos a la vez. Estos procesos tienen una duración entre seis y ocho meses.

3. Y está el taller que se realiza una vez al año en agosto titulado “Sexualidad y Éxtasis” donde se combinan ambos aspectos a la vez.

Si necesitas asesoramientos sobre como abordar tu proceso no dudes en consultarme.

​© 2018 by Sebastian Moreno. Creado orgullosamente por Wix.com