Buscar

Yoga nudista, propuesta para quitarse la ropa y ejercitarse


Algunas personas se ejercitan para lucir bien desnudas. Otras deciden que no es necesario esperar para ver los efectos del ejercicio.



Dentro de un estudio de tantra, donde la intimidad es absoluta, se imparte una clase exclusiva para hombres, especializada en “yoga nudista”, una forma de yoga tántrico que se practica sin ropa.

Algunas clases se imparten para ambos sexos, pero parece que las lecciones en las que sólo participan hombres son más populares, y han resultado un éxito dentro de la comunidad gay, con la oferta de lecciones en Paris, San Francisco, Los Angeles, Madrid o Barcelona.

Un grupo en Roma, que carece de un estudio, practica en el apartamento de un entusiasta de esta disciplina.


Los seguidores dicen que la desnudez ayuda a profundizar la práctica del yoga, mientras se crea una comunidad que tiene vínculos estrechos. Enfatizan que su interés por esta práctica no es sexual.


“Mucha gente, especialmente la que reside en Nueva York, no tiene la oportunidad de conectarse con la gente de una manera íntima”, dijo Aaron Star, quien comenzó el movimiento del yoga nudista.


Y aunque los participantes sí pueden reportar ocasionalmente un sentimiento de excitación, Star y los aficionados a esta práctica dejan claro que lo único que les importa es estar en forma.


“Esto es por el yoga y por apreciar el cuerpo propio”, dijo John Cottrell, de 40 años, quien imparte clases de yoga nudista en Salt Lake City dos veces al mes. Considera que éste es un espacio seguro y sin amenazas, “para ayudar, a los hombres especialmente, a que se miren a sí mismos de un modo distinto”.

“Sólo es diversión y un gran ejercicio”, aseguró.


Star comenzó la práctica con el objetivo de atraer principalmente a un público de hombres gays, y saltó a la fama en el mundo del yoga con una serie de DVDs titulada “Hot Nude Yoga”, la cual permite que los aspirantes a yoguis puedan practicar en la privacidad de su casa.


Pese a lo que señalan los practicantes, hay cierta carga sexual en el ambiente del estudio. Muchas clases involucran posiciones realizadas entre dos personas, colocando por ejemplo a dos hombres tan cerca que sus genitales casi se rozan.

Y no todos los yoguis serios consideran sensata esta práctica.



Star reconoce que el trabajo entre dos personas es popular en el yoga nudista, pues “le infunde cierto calor”, y eleva su número de clientes. Sin embargo, los practicantes consideran que deben desmentir constantemente la idea de que las clases no son sino orgías disfrazadas de ejercicio.


En Nude Yoga NYC, estudio de Manhattan, el yoga nudista no es sólo para hombres. La instructora Isis Phoenix, de 29 años, dijo que sus clases mixtas atraen a “una multitud variada en sus edades, géneros y orientaciones sexuales”. Los hombres suelen superar en número a las mujeres a razón de dos a una.


Phoenix considera que la desnudez representa un atractivo adicional para los hombres, quienes suelen necesitar incentivos para practicar el yoga. Sin embargo, rechazó la idea de que haya un elemento sexual en las clases.

Para ella, todo se relaciona con la comodidad.


“Los hombres suelen tener más satisfacción con sus cuerpos que las mujeres”, dijo.

Pero la tendencia parece atraer principalmente a los gays. David Flewelling enseña yoga en Montreal, Canadá. Como en los estudios de Star y de Cottrell, la mayoría de los asistentes a Mudraforce son gays.


Flewelling dijo que el sexo nunca es parte de la experiencia. El yoga nudista, aunque es extremadamente sensual, no es sexual, señaló.

“Hay algo fantástico de ejercitarse sin ropa”, consideró. “Uno está libre de las restricciones que representan las ropas puestas y esto pone a todos en la misma situación”.


Para Sebastián Moreno, la práctica del Tantra y el Yoga Nudista en Barcelona, no excluye ni limita las sensaciones o las opciones de tacto y contacto. Pues en la total intimidad de una sesión y con el pleno consentimiento de los participantes, el yoga puede devenir una práctica totalmente holística e integrada en la vida sexual de los participantes, haciendo que meditación y acción se unan en la corporalidad y la intimidad del sexo.

Ésto es lo que hace que las sesiones en Contacto y Consciencia vayan más allá del simple deporte o ejercicio físico y lleguen a los más íntimos rincones o situaciones que consigan contribuir a la integración del sexo en la vida como lo que es, una práctica completamente necesaria, sanadora y creadora.


Para unirte a nuestras clases y encuentros sólo tienes que enviar tu whatsapp al

639 508 424


206 vistas

​© 2018  Creado orgullosamente por Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now